En París siempre llueve ! Eso es un hecho , pero siempre hay acciones positivas que se pueden tomar : 1.- rezarle a todos los santos para que justo cuando vas a salir a recorrer las calles de la cuidad , ” por favorcito ” no caiga el mega  chaparrón ( jajajaja ) o 2.- comprar un paraguas .

Opté por la opción dos porque ni loca me quedaba en el departamento con todo ese lindo París por recorrer.

Tenía tres días para elegir a mi gusto que ver y que fotografíar ( sin antes , obviamente , pasar por el consulado de Chile para renovar mis pasaporte y cédula de identidad vencidos que fueron la perfecta excusa primaveral para volver a la capital francesa ) .

Lo que más  deseaba fervientemente era inundarme de colores y las florerías fueron la mejor manera de llenar mis ojos de belleza y color . Y es que en esta ciudad en cada barrio hay tres o cuatro … ” felicidad total ” .

Te invito a ver la primavera de París : colores , colores y más colores .

Lo primero que miré fueron los tulipanes , es que casi me dió un infarto de amor ; cestas , baldes , carritos , todos llenos , llenitos de tulipanes maravillosos y fresquitos : son tan liiiiindos.

Lindos , cierto ? Irresistibles , fotogénicos y llenaron mi corazón de alegría . Los morados son preciosos y fueron mis preferidos ese día .

Un par de calles más y encontré otra florería . Tan lida como la anterior y llena hasta el tope de flores .

Y las rosas …

Y mi color favorito : el amarillo . Desde pequeña y cada vez que hacía un dibujo , el amarillo tenía que estar presente , para mí era el que daba luz y alegría a cualquier creación hecha con lápices de colores . Y como pueden ver , incluso ahora lo sigo buscando e incluyendo en mis fotografías .

 

” Amarillo : you are the best “

Muchas gracias París !

Lo pasé lindo , me llené de recuerdos y fotografías , no usé mucho el paraguas ( afortunadamente – sólo llovió por las noches ) y pude llenarme de color , de esos que a mi me gustan.

Querido París :

Nos volveremos a ver porque  todavía me faltan algunos lugarcitos por recorrer .

Y desde ya hago mi lista de deseos parisinos  :

– Las callecitas de Montmartre Village .

– Volver a visitar (ahora con cámara de fotos ) el palacio de Versailles .

– Museo de Rodin .

– Catedral de Notre Dame por dentro ( es que esta vez estaba tan lindo el sol afuera y tan larga la fila para poder entrar que opté por transformarme en lagartija )

– Subir a ” La gran rueda de la Concorde ” .

– Pasear con un helado en mano por alguno de los jardines de la ciudad .

Y … por ahora son suficientes deseos  , cierto ?

Hasta muy pronto .